Tome nota de estos consejos que le ayudarán a exponer sus resultados de forma óptima y clara, sin perder el interés de su audiencia


Los especialistas coinciden en que una buena presentación debe ser sencilla, dinámica y también poseer una fuerte carga emocional.
TedTalks / Wikimedia Commons

 

Uno de los regalos más preciados que le damos los médicos a la sociedad son nuestras investigaciones: nuestros aportes complementan las políticas públicas e influyen en la conducta de las personas. Sin embargo, no todo está en la aprobación y posterior publicación de una investigación en una revista de prestigio. Generalmente, también se nos pide presentar nuestros trabajos en congresos especializados nacionales e internacionales. 

Este es un reto distinto: aunque no faltará algún colega con elocuencia innata que podrá manejar un auditorio, muchas veces nos enfrentamos a escenarios más sombríos; asistentes somnolientos por las presentaciones previas, falta de experiencia en discursar o temas complejos por presentar.

¿Cómo atrapar la atención del público? ¿Cómo mantenerla? Para responder esto, en MedHub recogimos recomendaciones de estudios y especialistas en la materia. 
 

1. La práctica y la retroalimentación hacen la perfección

Esta fue la conclusión del estudio al grupo de residentes del Hospital de la Universidad de Staten Island de EE.UU (1), a quienes se les entrenó en oratoria de una manera particular. El proceso de entrenamiento, que imitó un formato similar al show “American Idol”, puso a los médicos a competir con sus discursos hasta por 4 rounds. El resultado fue una mejora significativa de la efectividad de la comunicación del presentador y su uso de diapositivas. 

En los 4 rounds, que incluían eliminación, los participantes presentaron un tema médico aleatorio (complicaciones quirúrgicas, el virus del Zika, heridas infectadas u otros). Se les dio la opción de usar entre 5 y 15 diapositivas, y exponer máximo a 1 diapositiva por minuto. 

Ronda tras ronda, se notó una clara mejora en la calidad de la presentación de los residentes, tanto en habilidades, manejo de tiempo y uso de diapositivas. Un resultado inesperado, pero gratificante, fue que los participantes brindaron críticas constructivas a sus colegas. 

En conclusión, organizar espacios de práctica para la oratoria es una vía directa para adquirir pericia en el dominio de un auditorio. Aunque usted puede ser aún más sofisticado.  
 

2. Defina cuál es su público objetivo

El siguiente nivel de la oralidad viene, paradójicamente, de captar información metódicamente. Una ponencia siempre tendrá ventaja si antes de prepararla el autor conoce quién es su público, qué lo motiva, o qué está buscando. Empleando herramientas de negocios como el mapa de empatía, ideado por el experto David Gray, responderemos a esas preguntas y estaremos mejor equipados de cara a un discurso (2). 
 


Esquema del mapa de la empatía de David Gray.
gamestorming.com/emphaty-ma, traducido por Medhub.

También es muy útil la propuesta de Barton y Tucker (3), en la que se sugiere hacer tres categorizaciones: un análisis demográfico (quiénes están en tu audiencia, qué características individuales y grupales tienen), psicológico (qué creen, piensan y sienten de su tema) y contextual (cuándo y dónde presenta, por qué su audiencia vino a verlo)(3). 

Con esta información, se podrá bosquejar un discurso “teledirigido” y se sabrá, con mucha mayor certeza, qué llamado a la acción proponer. 
 

3. Regale una lección a su audiencia

Las moralejas no son exclusividad de las fábulas de Esopo: usted también puede dejar una lección a su auditorio. 

 

Lo importante es que lo que se comparta sea útil para quien lo escuche. Una lección puede cambiar la perspectiva de otra persona, ayudar a mejorar algo en su profesión o a inspirar su vida para hacer algo de manera diferente, recomienda el especialista en comportamiento humano y lenguaje no-verbal, Miguel Figueroa. 

Este es un recurso que siempre emplea el también conferencista peruano autor del libro Rompe el miedo y habla en público: los secretos del lenguaje no-verbal(4). Para el también biólogo, siempre debemos preguntarnos “cómo esta historia puede ayudar a quienes me prestan atención”.
 

4. Trabaje en la idea central

Chris Anderson, director de las conferencias TED Talks, una voz más que autorizada en oratoria, menciona en este útil discurso (5) que el primer paso para garantizar y crear una conferencia de impacto es enfocar todo el tema en una idea, la mejor, esa que vale la pena difundir. “Reduzcamos el contenido para poder concentrarnos en la idea que nos apasiona, y explicarla correctamente” menciona Anderson en su conferencia.

Si la idea central es compleja, podríamos ayudar al auditorio a que la comprenda dentro de un contexto y con ideas complementarias que acompañen el hilo conductor. Al mismo tiempo, sería idóneo mantener la curiosidad del público con preguntas provocativas, de modo que estos se sientan curiosos por su resolución.  Aquí le planteamos algunos ejemplos.

▶ ¿Se preguntó alguna vez…?
▶ ¿Recuerda cómo se sintió cuando…?
▶ ¿Le ocurrió alguna vez…?
▶ ¿Cuándo fue la última vez que…?
 

5. Comuníquese en el lenguaje de su público

Anderson también recomienda a los oradores a construir sus frases con léxico que el público comprenda, es decir, no usar el lenguaje propio, sino el del destinatario. A menudo, los speakers médicos olvidan que muchos de los términos que usan son desconocidos por su público. 

Las metáforas siempre funcionan para explicaciones complejas: la periodista Jennifer Kahn lo demuestra muy bien en este video explicando la técnica CRISPR. “Es como si por primera vez tuviésemos un editor de texto para editar el ADN; el CRISPR permite cortar y pegar la información genética muy fácilmente”, refirió la divulgadora, transmitiendo la idea con éxito (6). 

De acuerdo al manual del orador Charlas TED: la guía oficial TED para hablar en público (7) es recomendable, antes de dar el discurso, ordenar los argumentos que necesita una persona para comprenderlo, clasificándolos de más a menos interesante. Luego, descartar todo lo que puedas evitando que el argumento pierda integridad. Pese a que se sacrificarán algunos puntos, el esquema será más claro y conciso. 

6. Estructure su presentación

Las investigaciones científicas se plasman tradicionalmente con la estructura IMRD (Introducción, Métodos, Resultados y Discusión), donde se inicia explicando el por qué del trabajo, los métodos para encontrar respuestas, los hallazgos de la pesquisa y finalmente la discusión, donde se interpretan los datos. 

Una estructura recomendada para la oratoria y la persuasión, en cambio, es la secuencia motivadora de Alan Monroe (8), la cual organiza la información así: atención, necesidad, solución, visualización, y acción. 

En esta última, usted puede acomodar perfectamente los elementos de una investigación. 

▶ Atención: el psicólogo y experto en oratoria colombiano Felipe Riaño aconseja, en diálogo con este medio, seguir la tradición de Churchill, quien sostenía que “el mejor discurso es el que tiene un buen principio y un buen final”. Por ello, introduzca su trabajo empleando preguntas cuestionadoras, declaraciones alarmantes, frases de impacto o anécdotas de humor (9). 
▶ Problema o necesidad: muestre el problema usando estadísticas, testimonios o ilustraciones, explicando cómo el problema afecta a los oyentes, aunque no de cualquier manera, sino por medio de historias. Evite hablar a la teoría, la metodología o la parte compleja de su trabajo.
▶ Solución: una vez planteado el problema, es el momento de que proponga soluciones concisas a el problema, usando lo mejor de su conocimiento. 
▶ Visualización: explique qué sucede (o cómo cambiaría el mundo) si se adopta o no su propuesta. 
▶ Acción: además de emplear frases de impacto, apele a un llamado a la acción, siempre y cuando la audiencia pueda poner en práctica el consejo.
 

7. Recurra a las emociones

Para mantener atentos a todos, la rigurosidad y la metodología no serán suficientes. “Usar el storytelling es la mejor opción: buscar en el tema al villano, al héroe, a la víctima y al elemento mágico (la solución)”, advierte Riaño (9), quien es formador de oradores y dio cátedra en la Universidad de Los Andes y La Sabana. 

El experto aconseja además complementar la presentación con algunas de “las seis emociones básicas: miedo, tristeza, rabia, asco y alegría”, identificando las emociones que quiero dejar a mi audiencia (9).

 

8. Una sola idea por diapositiva

“Cualquier soporte visual debe realzar, respaldar, ilustrar y facilitar la comprensión del material expuesto en una charla; no se debería presentar tal soporte al menos que contribuya significativamente a la presentación oral”, dicta el manual de oratoria científica de la Sociedad de Oceanografía de EE.UU (10). Por cada ayuda visual que utilice, debe preguntarse: ¿esto le añade valor a la presentación? ¿tiene que ver con lo que trato en la charla? ¿la calidad del gráfico es aceptable? 

Mientras más complejos sean los puntos, más sencilla debe ser la imagen. El libro Charlas TED: la guía oficial de TED para hablar en público (7), recomienda usar un gráfico para explicar un argumento único, y mientras menos texto se use, será mejor. Si la idea es compleja y usted necesita añadir texto, pida ayuda a un diseñador. 

Como explica el experto español en oratoria, Luis Alberto Iglesias, en las ponencias “menos es más”(11), y compara la información con una pirámide, donde el speaker “solo debe hablar de la punta”. En otras palabras, el discurso debe ser solo una parte bastante concisa y contreta de un contenido bastante amplio.
 

9. Haga participar a su público

“Lo peor que le puede pasar a un comunicador es tener un público pasivo; por ello me esfuerzo en mis conferencias por plantear actos participativos; que respondan preguntas, jueguen con el compañero, rían con una broma, apunten un lema poderoso, se sorprendan con una idea inesperada”, argumenta Iglesias. 

Para el orador, esto ayuda a que el público lo pase bien, ya que “a todos nos gusta aprender divirtiéndonos”. Agrega que “es importantísimo percibir aquel bucle de retroalimentación que me indique que lo estoy haciendo bien, que los mensajes están llegando y que el público me está acompañando en este viaje”. 

 

10. Domine el lenguaje no-verbal

Estudios sobre comunicación interpersonal refieren que el 55% del mensaje se transmite por la expresión facial y el lenguaje corporal, el 38% por la calidad vocal o tono de voz y el 7% por el significado real de las palabras (10). 

Por ello, es recomendable:

▶ hablar con voz bien modulada y familiar: hablar demasiado alto, bajo, o rápido, transmite inexperiencia y nerviosismo
▶ hacer contacto visual: mirar a los asistentes el 90% del tiempo, usando su respuesta visual para evaluar cómo están recibiendo tu charla
▶ avivar el ritmo si parece que se adormecen: repite los puntos importantes, haz una broma, pregunta o interactúa
▶ sonreír:  es una poderosa señal no oral a la audiencia que transmite seguridad y control
▶ vigilar la postura:  ser demasiado rígido no transmite confianza, apoyarte demasiado en el atril es demasiado informal y produce indiferencia
▶ evitar gestos inadecuados: meterse las manos a los bolsillos, cruzar los brazos, tocarse la cara, los anillos, las pulseras, las corbatas, etc.
▶ mover las manos al ritmo de la voz: denota seguridad y convencimiento del orador
 

11. Escoja bien su vestuario

Un estudio realizado en 2011 por investigadores de la Universidad de Saint Mary en Halifax, Canadá(12), demostró que los profesores con vestimenta formal tenían mayor credibilidad que los profesores vestidos de manera casual o semi-formal. Sin embargo, un hallazgo interesante del mismo estudio fue que los profesores con vestimenta menos formal eran percibidos como personas más simpáticas y preocupadas que los profesores vestidos de manera formal.

A partir de ello, a la hora de dar discursos sobre medicina, se recomienda que en cuanto a vestuario, determine un punto medio a la hora de vestir para generar empatía con su audiencia, al tiempo que esta lo perciba como una autoridad. 

Vestir demasiado formal le podría distanciar emocionalmente de los escuchas, pero si usted va solo un poco más formal, fomentaría una sensación de cercanía sin sacrificar su autoridad. Eso sí, no es recomendable vestirse más informal que el público, porque su credibilidad bajaría y lo asociarán con alguien desinformado o sin experiencia. 

Al preparar su próximo discurso, no olvide repasar nuevamente estos 10 puntos para que su presentación sea inolvidable. 

Tania Valbuena 
Epidemióloga y Magíster en Salud Pública. Redactora portal web N+1.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en MedHub.
 

Bibliografía

1.     Hill DA, Jimenez J-C, Price MR, Cohn SM. Improving Oratory Skills: An “American Idol” Presentation Competition for Residents. Cureus. 2018;10(7). 
2.     Gray D. Updated Empathy Map Canvas. XPLANE [Internet]. 2017;1. Available from: https://medium.com/the-xplane-collection/updated-empathy-map-canvas-46df...
3.     Tucker B, College DS, Barton K, College DS, Burger A, College DS, et al. Exploring Public Speaking : 3rd Edition [Internet]. University. 2018. 437 p. Available from: https://oer.galileo.usg.edu/communication-                    textbooks/1%0A%0A
4.     Figueroa M. Rompe el miedo y habla en público. Los secretos del lenguaje no verbal. 2016. 190 p. 
5.     Anderson C. El secreto de una gran charla TED [Internet]. TED Studio; 2016. Available from: https://www.ted.com/talks/chris_anderson_ted_s_secret_to_great_public_speaking?language=es#t-1224%0D
6.     Kahn J. Gene editing can now change an entire species forever [Internet]. TED; 2016. Available from: https://www.ted.com/talks/jennifer_kahn_gene_editing_can_now_change_an_entire_species_forever%0D
7.     Anderson CJ. Charlas TED: La guía oficial TED para hablar en público. Grupo Plan. 2016. 289 p. 
8.     Knilans G. Monroe’s motivated sequence. Trade Press Services [Internet]. 2012;1. Available from: https://www.tradepressservices.com/monroes-motivated-sequence/
9.     Roman V. Entrevista Felipe Riaño. MedHub Andino; 2019. 
10.     Rhodes P. Presentaciones científicas. The Oceano. 1995. 1–24 p. 
11.     Iglesias A. Comunicar para que te recuerden: las 3 claves de una presentación memorable [Internet]. 2018. p. 1. Available from: https://www.innova-bilbao.com/video-comunicar-para-que-te-recuerden-las-3-claves-de-una-presentacion-memorable-luis-alberto-iglesias/
12.     Lightstone K, Francis R, Kocum L. University Faculty Style of Dress and Students’ Perception of Instructor Credibility. Int J Bus Soc Sci [Internet]. 2011;2(15):15–22. Available from: http://www.ijbssnet.com/journals/Vol_2_No_15_August_2011/3.pdf
 

Novartis de Colombia S.A. Calle 93B No. 16-31. PBX 654 44 44. Bogotá, D.C. Novartis de Colombia S.A. Material para profesionales de la salud. Mayor información en el Departamento Médico de Novartis de Colombia S.A. Tel.: (1) 6544444. Para mayor información, Colombia: [email protected] Fecha de producción: enero 2020.Fecha de Aprobación: 20/10/2020

 

AN2010190521
×

Medical Information Request

×

Ask Speakers